4 Puntos para mejorar tus promociones

Y esto aplica a productos o servicios

Ya tienes un negocio, bien consolidado, con productos de buena calidad, ¿por qué entonces las promociones no son tan efectivas como te gustaría? A veces no basta con tener el mejor producto o servicio, o hacer una buena campaña de marketing, esto es porque hoy en día los posibles compradores están bombardeados a toda hora de todo tipo de promociones, por lo que es necesario que pongas un poquito de tu parte y también un poquito de creatividad.

Ten en cuenta que casi siempre los clientes necesitan un empujoncito y, éste viene en forma de incentivos claros.

A continuación te comento cuatro puntos que aunque en principio pudieran parecer obvios, a veces damos por sentado o no nos los aplicamos de la forma correcta.

 

1 Ofrece una prueba gratis.

Desde que esta técnica se puso en práctica por primera vez, no ha parado de usarse una y otra vez y en todo tipo de negocios. De hecho, esta ha sido una de las técnicas más efectivas para dar a conocer un nuevo producto o hacer que la gente pruebe los que tienen menor demanda o bajas ventas.

Si entre tus productos hay alguno, que, aún considerándolo de buena calidad, no tiene una buena acogida por el público, probablemente sea hora de ofrecer una muestra gratuita para que la gente lo conozca.

Pero eso sí, tienes que estar consciente de que no es regalar por regalar.

También hay que estar pendiente de no dar la impresión de que lo regalas porque es de calidad inferior o porque no se vende. Todo lo contrario, tienes que asegurarte de crear toda una experiencia inolvidable alrededor de este regalo, para que las personas se enamoren de él.

 

2 Da regalos a tus clientes.

Esto va en consonancia con el punto anterior. Cuando alguien confía en ti y compra tu producto, no hay nada más emocionante que recibir de parte tuya un regalito.

Admítelo, a ti, como a todos, te encanta recibir regalos.

Piénsalo bien, dar regalos hace que tus clientes estén más contentos, se sientan animados y más en cercanía con tu marca, pero, también puede ser una buena estrategia para vender más.

Te explico, si con cada compra das un regalo relacionado con la misma, que puede ser un producto adicional o complementario de muestra, ese cliente probablemente te compre en el futuro no solo el producto original, sino un kit que incluya el producto que diste de regalo.

Esto aplica para todo tipo de negocios, por ejemplo, si distribuyes perfumes puedes dar una muestra de una fragancia que sea similar a la que te han comprado, si vendes ropa puedes regalar un pañuelo o un accesorio que vaya a juego con la prenda que te han comprado. Si prestas servicios puedes agregar algún servicio adicional, que complemente al contratado o un pequeño regalo físico.

 

3 Promociona algún producto exclusivo.

Si tienes la oportunidad de ofrecer productos únicos, es decir que venderás solo por tiempo limitado o que sean solo de temporada, puedes aplicar una promoción especial para estos productos.

El tratarlos como productos exclusivos hará que el cliente perciba un mayor valor, además de darle un sentido de urgencia para adquirirlo. Nadie quiere quedarse fuera. Puedes hacer promociones solo para tus clientes habituales, mediante una campaña dirigida únicamente a ellos y luego podrías resaltar esto en tus redes sociales, de manera que los que no son tus clientes vean la ventaja de serlo. Además con estos especiales ya pasados, las personas verán lo que “perdieron” y estarán expectantes para la próxima promoción de productos exclusivos.

Si, por otro lado, quieres ofrecer esos productos a todo el mundo, sería recomendable hacer una campaña de urgencia, resaltando la cantidad limitada y lo especial del artículo, y que entiendan que no volverá, o al menos no por un tiempo.

 

4 Tarjetas de descuento o fidelización.

Si tu negocio lo permite, es una buena idea implementar una tarjeta de descuentos para tus clientes habituales. Pero ellos tienen que verla como una ventaja real y no como una tarjeta más de las miles que hay en el mercado actualmente.

Para ello hay que tomar en cuenta algunos puntos: tiene que ser fácil de tramitar, obviamente, tiene que ofrecer algo atractivo para el cliente, promociones exclusivas, descuentos, regalos, etc., de ser posible los puntos acumulados no deberían caducar y deberías dar facilidades para recuperarla en el caso de perder la tarjeta física o la contraseña.
Además, es muy importante que estén claras todos las condiciones, tanto de uso como de los productos o servicios a los que aplica y los que no.

Y si vas a tener una tarjeta física, que sea bonita.


Ahora te pregunto ¿has aplicado alguno o varios de estos puntos en tu negocio? Cuéntame cómo te ha ido, me encantaría leerte.


Nos vemos en el próximo artículo 👋

0 comentarios

Enviar un comentario