El lado oscuro de la publicidad

No es oro todo lo que reluce en el mundo de la publicidad

Tengo una confesión que hacer 🙊

Desde las primeras memorias de infancia que tengo, recuerdo estar sentada en el sofá de mi casa y por la noche después de cenar mi madre ponía las noticias. Siempre me ha aburrido profundamente la televisión. 

Pero jugábamos a uno de los juegos que más me gustaba. Cuando salían los anuncios, teníamos que adivinar qué anunciaban, y era a ver quien lo adivinaba antes. 

Lo único que me gusta ver en la tele, son los anuncios.

Me encanta la publicidad, me ha encantado toda la vida y con los años voy ganando conciencia del daño que puede llegar a hacer y me planteo si es posible hacer una publicidad donde no creemos inseguridades o daños en las personas que nos ven. 

Desarrollo.

Es la publicidad la que nos dice a las mujeres que nos tenemos que depilar. El otro día, escuché una entrevista  de una mujer que había ido a la cárcel a impartir un taller y le había llamado la atención que allí las mujeres no se depilan. Entonces, pienso dos cosas, una es que las mujeres, a pesar de decir y creer que lo hacemos por nosotras mismas, no es cierto, lo hacemos por y para los hombre “para resultarles atractivas” y segundo, es que dentro de la cárcel, no llega la publicidad, no saben si ahora nos quieren hacer creer que la belleza está en que una mujer se deje lo  pelos o no.

No nos chirría escuchar frases del tipo: luchemos contra la celulitis. ¿Perdón? ¿Luchar? ¿Podemos luchar por cosas como los derechos humanos y aceptar nuestros cuerpos? que no pasa nada por tener celulitis.

Es la publicidad la que nos hace rechazar las canas, las arrugas y cualquier señal del paso del tiempo en nuestros cuerpos. 

Es por eso, que digo que  la publicidad tiene un lado oscuro. Porque nos engañan, nos manipulan y nos traumatizan con tal de que terminemos comprando sus productos milagro. 

¿Te imaginas una publicidad que nos hiciera sentir bien y que nos enseñase a querernos a nosotros mismos y a nosotras mismas? 

Aunque no tengo muy claro que su acogida fuese buena, seguro despertaría controversia, y como se dice en publicidad, no importa que hablen bien o que hablen mal, lo importante es que hablen de uno.

No sería justo que sólo hablase del lado oscuro de la publicidad, cada vez hay más marcas conscientes del súper poder que tienen y lo usan para hacer el bien (pero todavía queda mucho camino por recorrer) como por ejemplo coca cola, me declaro muy fan de la publicidad que hace coca cola y cómo ha enfocado sus valores.

Te voy a poner un ejemplo real. 

Coca cola, se dio cuenta que Rumanía es uno de los países más infelices del planeta (según el world happiness report)  así que decidió lanzar una campaña que presentaba la primera botella medio llena. En esas botellas se incluían mensajes positivos que resaltaban lo bueno de su país y su gente para ayudar a su población a darse cuenta que no todo en su territorio es malo. Por supuesto, después de dicha campaña todo el mundo estaba más feliz y más contento y decían que coca cola era lo mejor que había pasado por Rumanía. 



 
 
Realmente una obra maestra, y una prueba del súper poder que tienen las marcas a la hora de hacer publicidad.


¿Qué marcas te vienen a la cabeza que estén usando la publicidad de forma positiva?

Gracias por haber llegado hasta aquí, y nos vemos en el próximo artículo 



0 comentarios

Enviar un comentario