¿En qué se diferencia el marketing con ligar?

¿Cómo aplicar las técnicas de flirteo, en el marketing de tu negocio?

Puede ser que tengas un producto maravilloso, o una solución genial a los problemas de tu audiencia o que ofrezcas un servicio premium.

Salir al “mercado” ya sea con un producto o con un servicio que ofreces no es fácil y en este punto será clave la manera que tengas de enfocarlo.

La comparativa más cercana y más común que se me ocurre, es ligar.

Si si, tal y como lo oyes, ligar. Nadie se siente atraído o atraída por alguien que parece desesperado.

Así que lo más efectivo es que saques a relucir tus dotes seductoras, porque lo que mejor te va a funcionar es mostrar falta de interés y falta de necesidad.

Nadie se sienta en el restaurante que está vacío ni compra aquello que nadie quiere.

Vender es muy parecido a ligar, porque cuando estamos ligando, estudiamos a “nuestro cliente” averiguamos qué le gusta, qué hace y cuál es su película favorita, y cuando sabemos todo acerca de esa persona, entonces es cuando empieza el juego. Nos mostramos inalcanzables, despertamos su curiosidad con aquellas cosas que hemos averiguado, e incluso mostramos interés en sus amistades, porque es allí cuando despertamos realmente el deseo del otro.

En las películas lo muestran perfectamente, y cualquier escena de flirteo de una película sigue los mismos patrones. Y tú, puedes tomar nota y aplicar ese paso a paso para tu negocio.

Por ejemplo, en la película Crazy Stupid Love, con Ryan Gosling, Steve Carell, Julianne Moore y Emma Stone. Ryan Gosling hace el papel perfecto de seductor y se puede ver perfectamente cómo él hace para ganarse la atención de toda chica que quiere ligarse.     No sólo eso, sino que enseña a Steve Carell a cómo convertirse en un ligón de primera, pues todos esos consejos, de actitud, de comportamiento incluso de imagen, son aplicables a cuando se trata de vender tu marca, tu servicio o tu producto.

Si quieres que deseen tu marca, te tienes que mostrar como un líder, no seas muy barato, no te muestres desesperado, no digas que tienes total disponibilidad, o te arrastres por ser el “elegido”. En definitiva, no dejes que te pisoteen.

Por ejemplo piensa en cómo actuaría aquel líder al que admiras. Barack Obama, Steve Jobs o Oprah Winfrey.

Actúa como si no necesitaras clientes, dinero, un jefe o trabajo, y nunca te faltarán ninguno de ellos.

Eso no quiere decir que te conviertas en un cretino o cretina.

Si no sabes ligar, no sabrás venderte. 



0 comentarios

Enviar un comentario